¿Qué es el delirio?

El delirio es el resultado de una profunda alteración de la personalidad que produce una perdida del juicio de la realidad, lo que hace que una idea errónea sea aceptada como verdadera.

Según la capacidad intelectual de cada enfermo, será la temática y el grado de verosimilitud del delirio. Es decir que a menor capacidad intelectual, los delirios serán menos creíbles y parecerán más absurdos.

El delirio representa un intento de reconexión del sujeto con el mundo externo, luego de la pérdida de la realidad.

Los delirios más comunes son los celotípicos y los persecutorios.

Tipos de delirios

Podemos hablar básicamente de 3 tipos de delirios:

1) Los delirios bien sistematizados: Las ideas delirantes se constituyen en torno a un núcleo (idea central) y mantienen coherencia interna y consistencia argumental. Los delirios bien sistematizados no producen déficit.

2) Los delirios mal sistematizados: Delirios que no poseen orden ni claridad. Este delirio pierde fuerza y se empobrece con el transcurso del tiempo. Tiene una estructura sistematizada de muy poca solidez y de muy pobre organización.

3) Los delirios polimorfos: Hay un gran polimorfismo y marcada inverosimilitud. Grave deterioro de la personalidad, que puede llegar hasta la total desintegración. (Se observa este delirio en esquizofrenias paranoides).

Brote psicotico

Existen 2 formas clínicas de “delirar”, es decir, dos modos en como aparecen las ideas delirantes.

Por un lado los modos progesivos (de curso lento) y por el otro, las formas “abruptas” (comunmente denomindas brotes psicoticos)

En la forma “lenta” la ideas delirantes que se despliegan lentamente y el delirio se desarrolla de forma progresiva y sistemática , por ejemplo, la psicosis alucinatoria de las parafrenias.

En este tipo de delirios, al principio, existe una sistematización de las ideas persecutorias, donde las concepciones se van separando de la lógica luego con la aparición de absurdos (esto es por la irrupción de la megalomanía y de las alucinaciones).

En la forma lenta los síntomas son vividos como fuente de inspiración sobrenatural y mágica, con contenidos insólitos pertenecientes a mundos incomprensibles

Por otra parte, la forma expansiva y abrupta que evoluciona por brote psicotico.

En este caso, puede confundirse con la distimia por la exaltación.

Un sujeto que padece un brote es una persona fácilmente irritable, que descarga fácilmente sus emociones, pero siempre dentro de la temática megalómana.