Como superar un duelo

La palabra muerte y duelo en psicologia alude a la situación a través de la cual una persona pierde a alguien (padre, hijo, pareja, etc) o a algo muy valorado por ella y el modo cómo enfrenta esta pérdida.

Duelo implica el conjunto de emociones, sentimientos, afectos, que se ponen en marcha ante la pérdida de algo significativo emocionalmente para el sujeto.

Podemos hablar de duelos normales y duelos patológicos

El modo de elaborar lo que se perdió va a depender de toda la historia del sujeto. Hay personas que precisamente por esta historia y por su constitución psicológica nunca logran del todo elaborar sus pérdidas.

Todos conocemos casos de viudas o viudos que después de haber perdido a su compañeros o compañera, han hecho de esta situación un calvario, algo que si bien ha pasado, para ellos es imposible superar el duelo o la muerte y siempre es algo presente, productor aún de sufrimiento.

Y por supuesto, que no se permiten pensar en un nueva pareja porque lo sienten como una traición.

El transcurso de nuestra vida está jalonado de situaciones de pérdida debemos aceptar que hemos perdido nuestro cuerpo infantil, que hemos perdido a nuestros compañeros de colegio, un ser querido.

Ahora bien… ¿Qué es la elaboración normal de un duelo?

Toda pérdida requiere un tiempo y etapas de duelo para ser superada.

El tiempo es fundamental. Si una persona perdió a su padre o a su madre, es inevitable un dolor profundo que no podrá ser evitado.

Aquí no es válido pensar en un tratamiento psicológico pues el mismo no ayudará en nada.

Es necesario que el sujeto mismo a través del paso del tiempo vaya pudiendo aceptar que ese alguien tan querido para él  ya no está.

Se considera que dos años es el tiempo que normalmente una persona necesita para aceptar esta pérdida.

Si pasado este lapso el sujeto sigue inmerso en su tristeza, sin poder superar su situación, aquí sí puede pensarse en un tratamiento, siempre y cuando el mismo sujeto llegue a sentirlo como necesario.

Si necesita mayor asesoramiento no dude en contactarnos, somos psicologos especialistas en duelos y podemos ayudarlo.

Psicologo especialista en duelos y perdidas por muerte

Las personas afectadas por la muerte de un ser querido (HIJO, PADRES, PAREJA, HERMANOS), presentan unos síntomas característicos y siguen una serie de etapas para la asunción de la pérdida.

La forma en la que se siente la persona que perdió a un ser querido son parecidos a los de las depresiones sentimientos de tristeza, trastorno del sueño, alteraciones del apetito y, pérdida de peso…
También disminuye el interés por el mundo exterior. Y sobreviene el desinterés por el trabajo, por encontrar nuevas relaciones, además de manifestaciones de angustia, sentimientos de culpa, apatía, falta de esperanza, e incluso -en los pensamientos de suicidio.
Además, pueden surgir síntomas físicos como cefaleas, úlceras, problemas respiratorios, palpitaciones, sudoración, y disminución de las defensas del organismo.

Las etapas del duelo por muerte y sus características en cada una de ellas

Las etapas de elaboración del duelo por las que atraviesa una persona suelen ser :

Negacion e incredulidad

Es la primera reacción ante la noticia de la pérdida, acompañada de aturdimiento (“esto no me está pasando a mí”). Nos alejamos de la realidad. No se llega captar la dimensión de la pérdida se cree que vendrá. Y no se acepta la frase por eje: ” Juan se Murió ”

Agresividad e ira

La persona se vuelve irascible, con reacciones de descontento, y resulta difícil de tratar. Adopta actitudes críticas frente a quienes le rodean y se pregunta por qué le ha tenido que tocar esta desgracia. Se enfada con la religión que el practique, porque no salvo al fallecido, o se enfada con la familia porque quiere sacarla/o a pasear o le solicitan que acepte el fallecimiento.

Depresión

Actitudes de apatía y silencio. Va haciéndose a la idea de que la pérdida es irreversible y va dejando de aferrarse a la imagen del ausente. Es una triste y silenciosa resignación. Donde se comienza a buscar una nueva forma de vivir, lograr una rutina y aceptar la ausencia.

Aceptación y paz

Se asume serenamente la ausencia. Comienza la persona a centrarse y vuelve a sus actividades cotidianas.

Sintomas

Pero hay veces que el paso por esta etapa se convierte en patológico y los síntomas son:

Sentimientos de culpa

Se siente culpable de la muerte, de no haber hecho lo posible por evitarla, de no haber sido suficientemente diligente en el cuidado o afectuoso no haberle dicho lo importante que era para él /a , o quizás si había discutido y no llego a pedirle perdón al fallecido.

Pensamientos de muerte

El vivo debería haber desaparecido junto al fallecido, o incluso haber muerto en su lugar. Sería mejor irme,”la Vida sin él /a no tiene sentido “.

Sentimientos de inutilidad

Ya nada tiene sentido, sin el .Se piensa que solo/a no puede continuar.

Experiencias alucinatorias

Como oír la voz del fallecido o ver fugazmente su imagen pasear por la casa o por la calle.

Lentitud psicomotora y deterioro de algunas funciones orgánicas

Cuando aparezcan los síntomas del duelo patológico, conviene acudir al psicólogo.